La selección que jugó descalza y casi gana a Francia

Siendo el fútbol el deporte rey, cuando la selección de un país juega, casi todo se paraliza. Todos los aficionados a este deporte esperan con emoción el pitido inicial del árbitro para disfrutar del juego de su equipo y animar para ayudar a buscar la victoria. En muchas ocasiones hemos visto cómo en esta clase de eventos se suceden anécdotas como la que quiero compartir en este artículo y que nos lleva directamente al Londres del año 1948.

Se les permitió jugar descalzos un partido de fútbol

El 31 de julio se disputó en el Lynn Road Stadium el encuentro entre la selección de Francia y la India. En este encuentro, India era un país que nunca antes había participado en una competición internacional fuera de Asia y lo hizo de una forma completamente inesperada. Se presentaron todos los jugadores descalzos para disputar el encuentro.

A pesar de ir contra las reglas y por el hecho de que jugar descalzos suponía un peligro para los jugadores, el árbitro de la contienda, el sueco Gunnar Dahlner, aceptó que los indios jugasen sin el calzado reglamentario. ¿Os imagináis a la selección española con todos los jugadores descalzos?

A pesar de que en un principio pudiera parecer lo contrario, lo cierto es que los jugadores de la selección de India se desenvolvieron con completa comodidad y seguridad sobre el terreno de juego. Según rezan las críticas de aquel partido, en ningún momento se notó la falta de agarre y potencia en los remates ante la ausencia de botas.

Los indios lucharon hasta el final

De hecho, se dice que los franceses tuvieron que emplearse a fondo para poder doblegar a aquella impetuosa y desconocida selección, algo que sucedió al minuto 30. Fue René Courbin quien abrió el melón con un gol por la escuadra, pero la alegría gala solo duró 40 minutos más. En el minuto 70, un desconocido delantero llamado Sarangapani Dhanraj Raman marcó para la selección asiática.

Pudieron adelantarse tras la señalización de pena máxima señalada por el colegiado a favor de los indios. A pesar del violento disparo de Silendra Nath Maná, el gol no subió al marcador dado que el esférico salió completamente desviado, provocando un gran susto entre los “bleu”.

Llegó el minuto 89 y con un remate de André Strape, la selección gala sentenciaba este curioso encuentro en el minuto 89. Gracias al tesón y buen juego desplegado por la selección india, fueron inscritos para participar en el Mundial de Brasil de 1950. En el sorteo quedaron enclavados en el grupo 3 junto a Paraguay, Suecia e Italia.

A pesar de ello, la FIFA, que había seguido de cerca la irregularidad con la equipación de los indios en el encuentro ante Francia, les prohibió jugar descalzos en el siguiente Campeonato del Mundo. Finalmente, los asiáticos decidieron no presentarse y seguir fieles a esa tradición de las calles de Bombay y Nueva Delhi de jugar descalzos. Prefirieron respetar su tradición.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.