Carlos Tartiere

¿Quién fue Carlos Tartiere?

En muchas ocasiones, como fanáticos del fútbol, nos aprendemos muchos datos sobre nuestro equipo, los jugadores, el estadio, la cantera… pero, ¿Sabemos el origen del nombre de nuestro estadio favorito? En este caso, vamos a conocer más sobre Carlos Tartiere, quien dio nombre al estadio del Real Oviedo.

Carlos Tartiere, el primer presidente del Oviedo

A finales del siglo XIX, llegó a Asturias José Tartiere Lenegre, bilbaíno de orígenes franceses, titulado como ingeniero industrial y de reconocido carácter emprendedor. Con sus conocimientos y su trabajo, fundó un variado número de empresas en diferentes sectores y a pesar de no tener afición por el fútbol, fue uno de los principales impulsores de la creación de un equipo de fútbol, como el Deportivo Ovetense.

Ese fue el germen de lo que estaría por llegar, exactamente en el año 1900, cuando nació su hijo Carlos Tartiere de las Alas Pumariño, quien mostraría un gran interés por ese incipiente deporte conocido como football. A pesar de que su padre era el principal promotor del Deportivo Ovetense, Carlos Tartiere mostró su afición por un modesto equipo de la ciudad llamado Stadium.

De hecho, fue el propio Carlos quien comenzó la iniciativa de la fusión de ambos clubes, algo que se materializaría el 26 de marzo de 1926, convirtiéndose en el primer presidente de aquella sociedad llamada Real Oviedo Football Club. Posteriormente se llamaría Oviedo F.C. y finalmente Real Oviedo

Un gran benefactor del Real Oviedo

Se dice que tras la finalización de las temporadas, los déficits con los que el equipo acababa, eran cubiertos por los directivos, siendo el propio Carlos Tartiere el que más dinero aportaría para que las cuentas cuadrasen. Esto dejaba patente su gran pasión por su equipo y las ganas de mantenerlo en lo más alto en todo momento.

Uno de sus grandes méritos fue el de llevar al Real Oviedo a la Primera División, lo que hizo que se ganase el cariño de lo habitantes de Oviedo y simpatizantes del equipo.

Tal fue ese cariño que tras cumplirse 20 años como presidente de la entidad, se le organizó un tributo en abril del año 1946, donde se le mostró el cariño que se le tenía y se culminó la celebración de un encuentro en el campo de Buenavista. Jugaría el equipo local contra el Español de Barcelona en los octavos de final de Copa, donde los carbayones ganaron a los de Barcelona por 3 a 1.

Llegó a ser tan querido que incluso recibió algunas propuestas para ser alcalde de la ciudad, aunque esto nunca llegó a materializarse, porque él siempre las rechazó.

Carlos Tartiere, fallecería el 31 de julio de 1950 después de haber presidido al Real Oviedo más de 24 años y tras ello, según los medios de la época, un “incuantificable” número de personas se echó a la calle para acompañar al féretro y así poder darle su último adiós, dejando un recuerdo imborrable en la ciudad.

Además de un busto de su imagen encargado al escultor Víctor Hevia como recuerdo póstumo, se tomó la decisión de cambiar el nombre del estadio de Buenavista por el de Estadio Municipal Carlos Tartiere, nombre que se mantendría en el nuevo estadio existente hoy en día.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *